Historia de Salek Gasaui Carrasco

HOMENAJE  AL FUNDADOR DEL CIRCO EN BOLIVIA  “DON SALEK GASAUI”

En la vida todos tenemos un propósito y  “El propósito que puso Dios en la vida de DON SALEK GASAUI “MOROCO”, fue un propósito divino: llevar alegría y sonrisas a la gente del mundo, llegar a pueblos sumamente pobres y hacer olvidar a la gente de sus desdichas por un momento, unir familias por medio del circo, fundar el arte circense en Bolivia dejando un gran legado.

Estamos  seguro que don Salek  descansa al lado de Dios, porque cumplió de sobremanera su objetivo en la vida” dejando huellas en la gente que son imborrables  y  que es esa tarea la que debemos continuar.

Vaya entonces este homenaje a nuestro padre, cuyo ejemplo y guía hizo de nosotros hombres de bien y enamorados de esta labor que practicamos día a día y que la realizamos con el mismo amor que él nos supo enseñar. Vaya también este homenaje como un  agradecimiento a la gente que desde distintos lugares de Bolivia, se hizo presente para despedir  a este verdadero fundador del circo en nuestro país.

HOMENAJE A SALEK GASAUI

La muerte de don Salek Gasaui  (Moroco), deja en nosotros, su familia, el  enorme vacío que solamente se da en estas circunstancias extremas, pero también lo deja en el corazón de las miles y miles de personas que apreciaron su arte durante su dilatada carrera en el circo boliviano. Porque don Salek, que había recorrido todo el continente llevando con éxito su arte y su alegría a la gente, quiso siempre hacer de Bolivia el centro de sus esfuerzos para poder crear un circo que tuviera las raíces en nuestra tierra.

Salek Gasaui llegó a Bolivia en 1938 proveniente de Chile  con su padre, empresario circense de origen Palestino, que regentaba el Circo Buffalo Bill donde  Salek ya había aprendido los elementos básicos del arte circense. Luego de unas giras por ciudades del occidente de Bolivia, su madre que era domadora de caballos en el circo, fallece de un infarto en Oruro en plena actuación. En ese momento los Gasaui deciden retornar a Chile. Salek continúa aprendiendo las técnicas de este difícil arte y logra trabajar con sus hermanos en el mejor circo de aquellos tiempos, el circo de Las Águilas Humanas, donde realizan el número principal que se conoció como” Los Hijos del Sheik”,  en el cual realizaban pirámides humanas. Luego de esto, trabaja en diferentes países y, estando en Centro América, recibe la oferta de ir a trabajar a los EE. UU., pero él decide retornar a Sudamérica. Si bien sus raíces eran palestinas, él entendió que el artista es un ciudadano del mundo y aunque fue en Chile donde empezó esa vida de sueños y realizaciones que es el circo, en un momento dado sintió que algo lo atraía a este país que parecía pertenecer a las fábulas y es así como ingresó nuevamente  a Bolivia en varias temporadas, hasta que en 1966, nace en este país su hijo Emilio, luego en 1968 nace Salek y después 1976 (Moisés),  de manera que decide fundar un circo propio en Bolivia. Salek Gasaui, con los tres hijos nombrados más Yasmín y Faruk, que habían nacido en Chile, empieza a ser ciudadano de esta tierra que él siente como propia y a trabajar con todo su empeño en la idea de crear un circo boliviano.

Fue una tarea muy dura que sólo pudo cumplirse con la vocación irrenunciable del hombre que es capaz de hacer realidad sus sueños. Nacen así  los circos  Musical Moisés, luego el Nacional Moisés, en el cual, con ese nombre, homenajea al país que lo había acogido, y finalmente el circo de los Hermanos Gasaui,   que desde entonces hasta hoy han ido dejando su mensaje de amor y de alegría en el alma de los bolivianos.

Es muy difícil evaluar la tarea que realizan los hombres durante su vida, tal vez es en el amor de la gente donde esta labor mejor se manifiesta. Y el empeño y las ilusiones de Salek Gasaui quedaron troquelados en la sonrisa y la admiración de miles y miles de niños y adultos que siguieron, a través de los años, asistiendo fielmente a los espectáculos que surgieron del empeño de Salek Gasaui.

Hace algunos días, durante las exequias de Salek Gasaui, un amigo dijo: “el propósito que puso Dios en la vida de su papá, fue un propósito divino: llevar alegría y sonrisas a la gente del mundo, llegar a pueblos sumamente pobres y hacer olvidar a la gente de sus desdichas por un momento, unir familias por medio del circo, fundar el arte circense en Bolivia dejando un gran legado que son ustedes, sus hijos y su apellido Gasaui, sinónimo de grandes artistas en Bolivia. Estoy seguro que don Moroco descansa al lado de Dios, porque cumplió de sobremanera su objetivo en la vida”. Son estas expresiones las que honran la memoria de nuestro padre y las que nos ratifican en la seguridad de que su labor ha dejado huella en la gente y que es esa tarea la que debemos continuar.

Vaya entonces este homenaje a nuestro padre, cuyo ejemplo y guía hizo de nosotros hombres de bien y enamorados de esta labor que practicamos día a día y que la realizamos con el mismo amor que él nos supo enseñar. Vaya también este homenaje como un  agradecimiento a la gente que desde distintos lugares de Bolivia, se hizo presente en las honras fúnebres a este verdadero fundador del circo en nuestro país.

SALEK GASAUI CARRASCO
del  08-12-1929  al   23-01-2013